Alvorada

Ambas orillas del océano Atlántico

Ambas orillas del océano Atlántico

Hoy ha ocurrido un hecho realmente notable, resultado del cruce de 4 historias que llevaban toda su existencia esperando reencontrarse.

Supongo que siendo estrictos todas las historias tienen su inicio en un mismo lugar y un mismo momento. Un lugar desconocido y un momento inasumiblemente lejano que se ha denominado Big Bang,  donde estas  4 insignificantes historias habían coincidido por última vez. Hasta hoy.

Esta es una historia sobre el cruce de 4 historias que me es imposible comenzar desde su inicio. Permítanme la licencia literaria de comenzar con un […] , ya que no me quiero olvidar de nada, y empezar con palabras donde una de ellas comienza a ser medianamente relevante. En 1908.

[…]

Es el 11 de octubre cuando nace el primero de nuestros 4 protagonistas. Cartola. Músico considerado por muchos uno de los más importantes compositores brasileños e influencia de grandes artistas posteriores.

El camino de Cartola y el mío se cruzan muchos años después de su muerte, hace algo más de 2 años, cuando, durante unos cuantos días no puedo dejar de escuchar una de sus canciones. Una de las canciones que más iban a impresionar y con un título que hoy, escribiendo esta pequeña historia me hace dibujar una leve sonrisa irónica en mis labios, Precisome encontrar.

No soy consciente del momento en el que mi trayectoria y la de Carlos Núñez se tocan por primera vez. Solo sé el porqué: una tierra situada al noroeste de España bañada por el mar Cantábrico al norte y el Océano Atlántico al oeste (el mismo que baña a Brasil al este) de nombre Galicia que nos ha visto nacer a los dos.

Poco después de que mi camino y el de Cartola se cruzasen por primera vez, el de Carlos Núñez y el mío se volvían a cruzar gracias a la intervención de nuestro tercer protagonista, mi querido amigo Emerson. Hoy recuerdo perfectamente el momento en el que, con un plato de arroz y feijão de por medio, surge la conversación:

–          Pablo, tío. No te vas a creer con quién he estado ayer.

–          ¿Con quién?

–          Con este músico tan famoso español que toca la gaita.

–          ¿Carlos Núñez?

–          ¡Ése!

Según parece, por lo que me pudo explicar Emerson, Carlos Núñez se encontraba en Brasil presentando su último proyecto. Un proyecto de búsqueda de sus raíces en Brasil y sobre  nexos comunes entre Brasil y Galicia, estrechamente unidos por lazos de sangre, lágrimas y giros postales.

En el momento lo consideré una coincidencia más, de esas que se producen continuamente. Poco tiempo después casi lo había olvidado. Pero hoy ha vuelto a mi mente.

Hoy, miles de millones de años después, la historia de Cartola, la de Carlos Núñez, la de Emerson y la mía se han vuelto a encontrar en Magdeburg, a millones años luz de donde nos habíamos encontrado la última vez.

Hoy, aquel disco con una versión de una canción de Cartola que Carlos Núñez estaba presentando  en Porto Alegre el día 1 de octubre de 2010 (el día antes que Emerson coincidiese con él y dos días antes de que Emerson y yo tuviésemos aquella conversación con aquel plato de por medio) ha llegado a mis manos y, sobre todo, a mis oídos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s