Wanderlust

Photo by Thejaswi

Photo by Thejaswi

El concierto parecía querer llegar al fin. El brillo del filamento incandescente se extinguía tras un último fogonazo. La música se retiraba sin ganas de dar más batalla dejando paso a una tregua que se antojaba definitiva. Sus párpados cerraban sus puertas llamados por un invierno que llegaba para querer quedarse hasta el Junio siguiente.

Pero entraron los timbales y con su contratiempo destruyeron el letargo.

Tres golpes y otros tres después y el camino ya estaba preparado. La primera nota de órgano llegó como exprimida entre los dedos y tras ella el resto se fueron intercalando entre la percusión formando un bucle monótono y repetitivo que iba creciendo sobre si mismo, retroalimentándose tras cada iteración. Una, otra y otra vez.

Alrededor todo despertó y una energía hasta entonces desconocida lo inundó todo con un destello cegador. Los graves entraron en resonancia resquebrajando la corteza que lo envolvía dejando paso a fuerzas renovadas y librándolo de un lastre que lo había acompañado durante ya demasiado tiempo.

Ligero, se levantó con ganas de comenzar la marcha, siguiendo unas pisadas casi borradas por el tiempo y que casi había olvidado y que marcaban un camino muchas veces recorrido pero esta vez comenzaba desde un universo paralelo y el concierto no había hecho nada más que comenzar.

Anuncios

Una respuesta a “Wanderlust

  1. Pingback: Guantazos. | El cuarto de Melquíades·

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s