Nacimiento

Era lunes 24 de septiembre la última vez. Ahora ya es día 25. Como últimamente me encuentro escuchando las cinco campanadas del reloj de pared de la cocina y pensando en cosas que sé que la mañana diluirá. Esta vez, por una vez, se me ocurre apuntarlos.

Burbujas emergen desde las profundidades, lentamente, esperando llegar a la superficie para liberar las ideas que llevan dentro. Me encuentro pensando en el gorro de lana roja de Cousteau y me entran ganas de desempolvar aquella vieja colección de vídeos que acompañó mi infancia. Es en ese momento cuando pienso que estas divagaciones pueden marcar la diferencia para las generaciones futuras y que es necesario que queden registradas en mi propio ‘Caderno de vitácora’

Sobre mi mesilla, Cien años de soledad. Busco inspiración y me acuerdo de los gitanos, de Melquíades y de su cuarto en la casa de los Buendía que posee una luz sobrenatural, en donde el tiempo no pasa y en el que se encuentran guardados todos sus pergaminos e historias. Decido sentirme como Melquíades durante un momento y fundar mi cuarto de pergaminos, mi pequeño trastero mágico donde guardar mis ideas, reflexiones y sobre todo, mis divagaciones.

2 Respuestas a “Nacimiento

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s